Tras la palabra Snctm y su particular símbolo se oculta una sociedad secreta que tiene el propósito de espiritualizar la sexualidad y dar rienda suelta a los deseos en vez de reprimirlos. Fundada en 2013 en Beverly Hills por el empresario Damon Lawner, este club privado quiere transformarse en la mansión Playboy de los setenta.

Desde hace tres años, en una barroca mansión entre la cinematográfica Mulholland Drive y el exclusivo barrio de Beverly Hills, Damon Lawner acompañado de Natacha Merritt, dirige una disco secreta que mezcla teatro, erotismo, sexo y cultura fetiche.
En el manifiesto creador de esta especie de logia se asegura que "se trata de la apertura, la aceptación y la libertad respecto a nosotros mismos y cara el resto", y añade que su pretensión es "elevar la vibración de la sensualidad de lo mundano a algo extraordinario".

El inconveniente es que formar parte de este club es verdaderamente complicado. Para ello es necesario solucionar un exhaustivo cuestionario y proporcionar fotografías de cuerpo entero. Además, gozar de alguna de las fiestas en este club cuesta en torno a los 300 dólares la entrada. La membresía y los acontecimientos y fiestas especiales pueden lograr los 50.000 dólares americanos.

Con el propósito de posicionar el erotismo fetichista en el centro de la experiencia, los eventos de Snctm están reprimidos solamente por 2 reglas: las fotografías del evento están prohibidas y debe reinar la regla del acuerdo "siempre y en todo momento preguntamos antes de tocar", asegura Damon Lawner en la web de Snctm, y añade que "cualquier persona que viole esta regla será eliminada y se le prohibirá la entrada de por vida".
La fiesta de máscaras, la cena, la fiesta en la piscina y una masterclass sobre sexualidad y fetichismo son los acontecimientos principales en las fiestas de esta disco. Todo, conjuntado con espectáculos eróticos, productos delicatessen, champán Dominus y un ambiente elegante y barroco.

Para acudir a cualquiera de estas fiestas, Snctm tiene estipulado un riguroso protocolo en el vestir que consiste en un esmoquin clásico con corbata de moño negra para los hombres y vestido largo o lencería para las mujeres. En el caso de la fiesta en la piscina: short de baño negro para él y biquini para ella.

Por revolucionario y desvergonzado que pueda parecer Snctm, esta idea brota a lo largo de la etapa profesional de Lawner en Bali. Especializado en turismo y organización de eventos, el empresario se dedicaba a organizar fiestas sexuales subterráneas a ricos hombres de negocios de Yakarta y Singapur.
De vuelta en Los Ángeles, Damon Lawner quiso llevar su experiencia oriental más allá. Y semeja que la cosa marcha, pronto Snctm ampliará su carta de acontecimientos y dejará pasar un fin de semana entero en su mansión de Beverly Hills.

Para los más interesados en poner a prueba su sexualidad, Damon Lawner exige a sus miembros o bien convidados a que se "comporten con decoro, y que traten a cualquiera con dignidad y respeto"; advierte que "este planeta puede ser tóxico y los placeres encontrados acá destructivos", mas sentencia: "Snctm tiene el auténtico potencial para darle el tipo de vida sexual apasionada que siempre y en toda circunstancia haz soñado".